miércoles, 1 de julio de 2015

Reseña publicada en Le Monde Diplomatique, en el número 237 del año 2015, firmada por Àlex Martín Escribà. 
"Roccho Schiavone tenía una personalísima escala de valoración de las tocadas de cojones que la vida le reservaba día tras día con absoluta indiferencia. El non plus ultra, la madre de todas ellas: tener que apechugar con un caso". Así de chispeante es Pista Negra, la nueva novela del escritor, actor y cineasta italiano Antonio Manzini, una trama de procedimiento policial clásica, que -a pesar del uso y abuso en estos últimos tiempos dentro del género- sorprende por su originalidad.
Relegado del cuerpo de la Jefatura en Roma por un asunto turbio, Schiavone, de métodos poco ortodoxos, será desterrado contra su voluntad a una pequeña localidad en el Valle de Aosta, situada en los Alpes italianos. Allí, todo será nuevo para él: además de tener que acostumbrarse a unos compañeros de trabajo algo extravagantes y a las costumbres locales, el investigador deberá resolver quién mató al siciliano Leone Miccichè, aplastado bajo las huellas de una máquina quitanieves y con un misterioso pañuelo en la boca. Una novela negra rural, de provincias, de paisajes paradisíacos y de frío, mucho frío. Todo ello combinado con una buena dosis de ironía, porque -como decía Raymond Chandler- "narrando sucesos violentos, sólo el humor nos permite alejarnos del horror". Eso sí, un humor exquisitamente fino, con sus miserias y sus grandezas. Sin duda, de lo mejor que se ha publicado en los últimos tiempos. 




0 comentarios:

Publicar un comentario